Nux fulguris

(xxii) Desaparecer :: final


Cuando despertó, estaba recostada sobre la esterilla multicolor. De vuelta. De regreso al mundo estival apareció magullada y confundida pero de-vuelta finalmente.

Alona comía raíces a su lado: miraba ensimismada las nubes mientras mascaba lentamente un pardo trozo de raíz. Al sentirla despertar salió de su contemplación, suspiro soñolienta y luego enfoco su atención en ella. Después de un momento (Mirisha reconociendo su entorno, un bebe mordisqueando una flor-girasol, sorprendiéndose con el vuelo de una alondra), le ofreció una raíz. No obtuvo respuesta. Mirisha miro ese objeto de aspecto suave y extraño que le ofrecían, abrió la boca pero no dijo nada.

Alona se puso de pie. Levántate, pidió; recogió la esterilla, la canasta -unas raíces dentro-, y luego, tomándola de la mano, echo a andar en dirección al río. A la mitad del trayecto se detuvo. Tenia el rostro iluminado. Dejo caer la canasta y la esterilla para correr detrás de una mariposa multicolor. Con un aire ausente, Mirisha la vio alejarse. El murmullo del río llegaba hasta ella. Siguió adelante.

Poco a poco un remolino de ideas- palabras-sueños-visiones se comenzaba a desatar dentro de ella. O fuera de ella, porque se sentía un espectador morboso que no puede moverse por temor a interrumpir el fluir de ese crecendo: allí esta, sin pensamientos, vacía y fuera de sí, enfocada la luz de sus ojos en visiones-del-otro-lado-que-no-comprendía.

En el río se estaba bien. Sentada en la ribera vio correr las aguas casi transparentes, caer las hojas secas de los arboles, trabajar a las abejas en las flores, crecer a las flores y a la hierba. Vio acercarse a Alona con la canasta y la esterilla.

La visión de Alona con una canasta bajo el brazo se sobrepuso a una imagen muy similar -demasiado- que corría desbocada en el confuso stream-of-consciousness que experimentaba, esto la hizo saltar involuntariamente porque la Alona del fluir vertiginoso que el fondo de sus ojos captaba era la misma que la superficie registraba junto con el río y sus riberas. Y esta correspondencia detuvo por unos instantes el vértigo.

Le pareció verse a sí misma.

Comenzó a temblar. Ahora estaba asustada. Sin embargo, supo que si no se aferraba a esa imagen, el circulo vicioso en su cabeza la aplastaría y nunca mas podría salir de ese estancamiento en que se encontraba, después de su encuentro con los espantos del bosque, congelada y sin poder hablar.

¿Es posible imaginar el embotamiento que sufre, su estado de animo? Esta pasmada y no puede hablar. Aun esta asustada. En coma. El susto que paso fue mortal. Es que nadie le había dicho que el mundo era así. Como el niñito que sabe, porque lo ve en quienes le rodean y porque se lo han repetido hasta el cansancio, siempre inconscientemente, que los conejos son tontos porque tienen una cara de mensitos con sus ojos grandes siempre soñolientos de retrasados mentales, que no hablan, solo mueven su boca mascando hierbitas y que nunca hablaran, que eso es tan disparatado como…

Y un día cuando por la mañana el niño se acerca a la jaula de los conejos para darles lechuga de comer el conejo le dice: “oye tu chamaco, límpiate las narices que las tres chorreando”.

Alona llego a su lado con una mariposa multicolor en la mano derecha, se sentó junto a ella y dejo la canasta entre la hierba. La esterilla no estaba. Mirisha la miro con ojos interrogantes, abrió la boca pero no dijo nada. Alona alzo los hombros, se puso de pie, se saco el vestido estival con un movimiento y se tiro al río. Allí, se zambullo hasta el fondo y después de un momento reapareció en la superficie. Comenzó a chapotear nadando de espaldas, de cabeza, solo sus pies sobresalían del agua, dejándose ir hasta el fondo con los dedos índice y pulgar a modo de pinzas en la nariz, para salir con el cabello relamido chorreando agua sobre sus ojos y sobre sus hombros desnudos.

Y esta explosión de vitalidad llegó acompañada por el trino de los pájaros, el viento que comenzó a jugar con los cabellos de Mirisha, las ramas de los arboles meciéndose en un verano verde y esplendoroso, ardillas buscando comida, curiosas y ávidas ante ese misterio sentado junto al río.

Frente a esta algarabía, un sentimiento desconocido dentro de Mirisha pugnó por salir -la lucha que se libraba en su interior se intensifico- su cuerpo se sacudió con un espasmo -el golpe en su cabeza era una cicatriz demasiado pequeña ya, que desaparecía con la rapidez de un mal sueño, de un sueño no deseado. Entonces quiso decir algo, cualquier cosa, pero su voz no estaba. Quiso levantarse para meter la cabeza en el agua, quizá el estancamiento en su interior desaparecería, pero no podía moverse. En su cabeza sus deseos daban vueltas y vueltas, como un perro que quiere morderse la cola…

…Que da vueltas y vueltas sobre sí mismo, que terco y obsesivo solo quiere morder su cola para cerrar el ciclo de ser perro, hasta que se cansa y con la lengua de fuera se tira en el suelo porque quiere reponerse; y tu te le quedas mirando, te parece un perro normal, común y corriente, despierta en ti esa clase de simpatía que te lleva a acariciarlo y que te impide imaginar o te hace olvidar que te puede lastimar, que puede morderte la mano, o meterte un susto mortal con solo enseñarte los dientes, grrrrrrrrr, para luego seguir dando vueltas y mas vueltas tratando sin cansarse de morderse la cola; y tu estas seguro de que lo va a lograr, aunque nunca lo veas hacerlo y te cansas de verlo y te alejas deseándole suerte.

Allí sentada, como un títere de coyunturas muertas e hilos rotos, de pronto, comenzó a llorar.

Descubre tu rostro

tus manos traviesas
¡He visto tus ojos,
tu risa cristalina!

Sorbiendo la nariz sintió que Alona la cogía de un pie arrastrándola hacia el río
– Ya no llores pecosa -la consoló
Y en medio de risas, antes de darle un empujón, exclamó:
– No he sabido que nadie se muera por el beso de una bruja.

3 comentarios »

  1. arboltsef escribió:

    woah.
    woah.

    11 September 2003 a las 22:07

  2. mergruen escribió:

    bu. yo sólo leí una parte. ahora el final.
    Cerrar el ciclo de ser perro: cómo me ha gustado eso.

    Desde el puente citadino, saludos.

    13 September 2003 a las 12:49

  3. .:EviTa escribió:

    El jueves no hubo tiempo de leer “el FinaL”…………asi que lo imprimí (junto con la receta) antes de irme a casa. Y sola, lo lei y lo lei (dos veces).

    Y me gusta…siempre me ha gustado.

    Pero, acaso es el final de la primera parte? O es el principio del final :P

    15 September 2003 a las 16:23

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz