Nux fulguris

(xix) La bruja


Con la delicadeza de una serpiente que devora a su víctima, el demonio-bruja que apareció ante ella le cogió el rostro entre sus manos y dijo:

– ¿Quieres vivir conmigo?

Era un demonio estúpido, no se daba cuenta que Mirisha no podía hablar como esperaba, que toda ella era un terror helado que ni la mas beatifica visión podía haber hecho reaccionar. Tal vez anteriormente, con otras víctimas, había obtenido una respuesta, cualquier clase de respuesta, un gruñido, un grito, una negativa aterrorizada, o una aceptación incondicional. En este caso, si la reacción de Mirisha a la pregunta del demonio puede considerarse una respuesta, entonces el demonio no la reconoció; su desconcierto ante el rostro petrificado de Mirisha era autentico; y ese fugaz instante que perdió tratando de comprender fue aprovechado por Alona que como un ángel aparecido le arrebató de las garras a Mirisha desprotegida.

Un comentario »

  1. Marian Sad escribió:

    Me gusta esa ambigüedad, bruja-demonio. Me pregunto cosas como ¿por qué quería vivir con Mirisha? ¿La vio en algún lugar y se encamoró de ella?

    30 August 2003 a las 5:51

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz