Nux fulguris

(xiv) Despertar


Recordó de pronto que había tenido un accidente. Asustada, trato de ponerse de pie, pero estaba demasiado débil para lograrlo. Penso en Alona, aunque para ella Alona fuera solo el recuerdo -demasiado difuso ahora- de un cuerpo ajeno sosteniéndola en vilo sobre un abismo imposible. Estaba sola, confundida. Se descubrió perdida en un bosque de mediodía, sentada sobre una alfombra de hojas bajo la sombra amistosa de un árbol. A su lado la canasta -¡su canasta!- con algunas raíces dentro parecía decirle -con esa solidez del mundo cotidiano- que todo estaba bien, que no se preocupara.

A esa ilusión de paz y tranquilidad, se unía el tenue murmullo de un río cercano.

Respiro profundamente tratando de sacarse el sueño de encima.

Estaba mortalmente débil.

Torpe y mareada, se recostó sobre las hojas suaves. Tal vez si soplara un poco el viento, si no se estuviera tan bien en este lugar, se dijó. Cerro los ojos en un acto irreflexivo y necio, inmediatamente una intensa negrura la envolvió. Penso que se iba a dormir, pero en el instante siguiente recordó el dolor en su cabeza, la sangre seca sobre su rostro. Antes de que pudiera hacer algo, cualquier cosa para evitar lo que ya se le echaba encima, la oscuridad dentro de ella misma -los ojos cerrados- se la trago violentamente, instalándola en el momento primero: ahora estaba de regreso, trepada en el árbol frondoso y la hoja parlante sobre su hombro aleteaba convertida en el pequeño pájaro lapislázuli.

Aun no hay comentarios :( »

Aun no hay comentarios :(

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz