Nux fulguris

(v) Tragedia

Mirisha lastimó su cabeza al caer del árbol. Sucedió en un instante. Repentinamente todo se había transformado.

Se levanto de un salto y corrió a ocultarse tras un arbusto.

Asustada, una ardilla siguió su ejemplo.

Con un estruendo, violentamente, rompiendo el mas dulce de los ensueños, el árbol se vino abajo.

Matando al arbusto. Golpeando a Mirisha.

3 comentarios »

  1. Sikanda escribió:

    Yo quiero una brujita… si? Me la regalas? :)
    Gracias por la ayuda Nuez, oye, este es el finla? queda algo más en el cuento? Me esperaré al proximo post :)
    Beso chico: muic!

    28 July 2003 a las 11:04

  2. Aethra escribió:

    Luego de que el dolor hubo pasado, Mirisha se reincorporó. Vio el arbusto muerto, con las hojas llorando en susurro y las florecillas enmudecidas de tristeza. Alrededor de una piedra húmeda, volaba una mariposa negra, que se posó en el hombro de Mirisha.

    Por algunos días, la mariposa negra, de nombre Shamiri, acompañó los pasos de Mirisha. Cuando el dolor de la muerte del arbusto era sólo un tímido suspiro, Shamiri abandonó el hombro pequeño que había sido su casa.

    Mirisha llegó al río, de donde provenía un canto ronco. Agazapada entre unos musgos colgantes, observó a alguien que se lavaba la cara frente al espejo del agua. Era Rishimi, el hermoso. Él sintió la cercanía de unos ojos clavados en sus manos cristalinas y descubrió a Mirisha, que ya se acercaba.

    Jugaron a perseguir los rayos del sol cuando la tarde se fugaba, a cantar como las avecillas, a rondar las flores y hacerse coronas con ellas, a libar la miel que caía de los árboles en goterones espesos.

    Rieron hasta que, de pronto, Mirisha vio a Sharimi, la mariposa negra, y recordó al arbusto muerto días antes.

    Rishimi y Mirisha fueron hasta donde el arbusto y, en su honor, construyeron un castillo con ramas, en cuya parte más alta pusieron un fuego que no quema y que nunca se extingue…

    29 July 2003 a las 14:56

  3. NuEz escribió:

    Esa parte es la mejor. Asi quisiera que fuera todo. Me la voy a robar veras.

    “Jugaron a perseguir los rayos del sol cuando la tarde se fugaba, a cantar como las avecillas, a rondar las flores y hacerse coronas con ellas, a libar la miel que caía de los árboles en goterones espesos.”

    30 July 2003 a las 0:43

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz