Nux fulguris

Una cálida noche de fin de año

Ahora preparados que me escribi una aventura de la vida real ^____^
Si tienen preguntas despues de leerlo envienlas por correo :D

Aquella era una noche tranquila, después del intenso calor de la mañana y tarde un ligero vientecillo de lo mas agradable había llegado a instalarse en la atmósfera refrescando las iluminadas calles. Pase la tarde en el tictactoc socializando con mis cuates del sur de la ciudad, un grupo de malvivientes amigos de cantina. Cuando nos despedíamos en avenida universidad note que las cinco cervezas que había tomado producían un ligero mareo harto placentero. Como soy el único que vive por Chapultepec tuve que caminar al eje 7 sur para subir al colectivo. Carajo, aunque siempre he seguido la misma ruta para llegar a casa, aquella tarde-que-se-convertía-en-noche debí pensarlo dos veces; que digo, aquel día ni siquiera debí haber salido del departamento.

La cosa estuvo así: detenido por el semáforo el microbus estaba en la esquina, un vehículo normal, típico, urbano y peligroso. Por cierto. Había lugar hasta el fondo. Fue cuestión de subir para que la luz verde permitiera el paso. Advertí entonces que el operador —si les dices chofer se ofenden y te madrean, me comentaron una vez los malvivientes aquellos— lucia un tanto extraño, excitado o algo-así; se veía raro. Estaba, porque manejaba como loco; ora enfrenaba bruscamente, ora aceleraba rebasando a otros coches, ora daba vueltas a toda velocidad.

El trayecto corría del metro zapata al metro mixcoac por avenida extremadura a esas horas con poco transito: aunque había gran cantidad de coches, estos se deslizaban con relativa velocidad.

A las dos calles una señora de boca fruncida accionó el timbre de bajada, entonces el operador, presumiendo sus habilidades mágicas, disminuyó la velocidad, aceleró haciendo brincar a los pasajeros, se metió en el camino de un viejo ford, y derrapando, hizo parada en la esquina. La señora, con un dios mío en la boca, bajo toda pálida y apresurada rogando al altísimo que al operador no se le ocurriera arrancar llevándosela como trapo viejo.

Yo miraba todo con un acusado deseo masoquista de que sucediera una desgracia: cosas como que atropelláramos a un cristiano (o a cualquier pendejo que se duerme en los cruceros) o que la vieja parlanchina —que a continuación describiré— golpeara al operador.

Era una señora alta grande y muy vieja que parecía la más enfadosa abuela sobre la tierra (ugh), vestía como pordiosera y usaba unos viejos tenis de tela que había recogido seguramente de un bote de basura. Primero dijo, huy ya parecemos ganado bájele un poco a su música cálmese que no llevo prisa y me callo la bocota chingado argonauta parapléjico del cerebro al volante bruto con licencia para chocar pinche loco que nosta en un autodromo vago salvaje carnicero pendejo animal y puto. Pero el reporte de trafico de radio universal que pronto dio paso a Whole Lotta Love de Led Zeppelín, ahogaba los chillidos de lo que parecía la abuelita de pedro infante en los tres garcía. Después, y como el operador ignoraba toda forma de vida ajena a el, la cabecita blanca comenzó a quejarse con el señor que sentado a su lado miraba con una palidez espectral el tumulto de imágenes que arrojaba la ventana sobre el. Oiga usted el peligro que estamos corriendo este señor esta loco no se como le permiten manejar un microbús y de una patrulla ni sus luces claro si le están dando y duro hay dios mío salvaje se fijo casi chocamos santa maría del recóndito refugio protégenos.

Y no obstante, el operador obedecía todos los semáforos y cuando un pasajero no soportaba el terror y pedía la bajada el operador con sus audaces maniobras se arrimaba a la acera para que la gente huyera despavorida dejando atrás claxonazos y mentadas de madre.

Después de nueve calles sentí que las cinco cervezas se convertían en ocho caguamas y una solera porque un nefasto mareo amenazaba con desbocarse en forma de vomito y me hacia arrepentirme de todos mis pecados y rogar a todo el panteón de santos y santas cristianos para que me ayudaran en semejante trance. Pero todo era en vano porque los plañidos infernales de Rober Plant parecían excitar al operador haciéndolo correr más y más.

El compañero de doña sara garcía, un calvo oficinista, a ojos vistas, decidió que era suficiente y exigió con voz chillona que la velocidad disminuyera y que la música acabara. Por fin, el operador decidió atender el temor y la anarquía que a sus espaldas había estado tomando forma. Bajo el volumen y dijo:

—¡¿Qué?!
—No enfrene tanto —dijo sarita—, que lastima al pasaje

Pero el operador no la escuchaba porque miraba al oficinista con franco rencor como diciendo: que pinche pendejo si no te gusto bájate y toma un taxi. Quise que el calvo expresara, ahora que la música no estaba, su desacuerdo con la violenta manera de transportar gente del operador, pero de la manera mas cobarde —¡culero!— desvió la mirada y se hizo el desentendido.

Después de fulminarlo con la mirada, el operador volvió a subir el volumen de la música y se concentro de nuevo en aquella odisea que el mismo Ulises hubiera envidiado.

A lo mejor ese pinche operador estaba stoned.

En el radio el remolino final de aullidos ledzepellinescos daba una sensación de sueño-que-se-transforma-en-pesadilla-a-toda-velocidad. La gente, agarrada con sus veinte uñas y con los ojos abiertos al máximo, veia pasar con una rapidez impresionante, las luces de coches y comercios.

Y luego, al pasar cocinas delher el microbús pego con un sonido estremecedor la defensa de un último modelo que trataba de rebasar. Cogí aire, lo necesitaba, el mareo persistía y la sensación de vomito se incrementaba, pensé en los tacos, las cervezas, lo tranquilo que estaba en el ticatactoc; pensé en comprarme un coche.

Hasta entonces, y con el impacto al último modelo, la vieja y el calvo se callaron. El operador acelero escapando rápidamente y dejando tras de si odio y rencor en los automovilistas.

Todo era velocidad y rocanrol: después de Whole Lotta Love radio universal puso ¡Not to touch the earth! de los Doors y el operador acelero ¡aun más! y todos nos agarramos con mas fuerza y volamos por todo extremadura bajo la luz de la luna de una gloriosa noche de noviembre ¡que viaje!

You won’t know a thing till you get inside, vocifero Morrison cuando una patrulla apareció en la lejanía con una sirena rompiendo la magia del viaje y las luces rojas y azules dando un aspecto de fiesta a la calle llena de coches.

La cabecita blanca comenzó el concierto de gritos e interrumpió al rey lagarto cuando este aullaba: c’mon along we’re not going very far!

—Hay por favor deténgase, déjeme bajar, que bárbaro, no sea malo me estoy enfermando me estoy poniendo mal me voy a desmayar.
—Cálmese señora cálmese ya pronto pasara ¡deténgase por favor que la señora se esta desmayando!
—¡Párese párese por favor!
—¡Hay bruto!
—¡Dios mío!
—¡Salvaje!
—¡Puto!

El microbús brincaba, daba vueltas, enfrenaba, aceleraba, otra vez brincaba, golpeaba a los autos violentamente y no se detenía; cada vez iba mas rápido.

A pocos metros de distancia, la patrulla exigió al operador que se detuviera mientras ordenaba a los demás autos que se apartaran: ¡hay les va la que los trajo al mundo!, gritaban. Un patrullero asomo medio cuerpo por la ventanilla y apunto con un arma al operador. Aun estaban muy lejos pero pensé que dispararían a las llantas.

Con un ¡PRAAAUM! John Densmore recibió el solo de guitarra al que se unió el órgano psicodélico de Manzarek.

En ese momento la patrulla se emparejaba al microbús.

—¡Párate hijo de la chingada! —aulló el patrullero apuntando a la cabeza hueca-pero-llena-de-telarañas del operador.

Sorpresivamente, con una imprudencia, un salvajismo, una estupidez solo vista en los cinepolis de la ciudad, el patrullero disparó fallando solo por centímetros.

BANG, CRASH, PUM, CUIC, POC, ZOC, se escuchó, el disparo, la ventana, la cabeza del calvo. BANG BANG.

Demasiado para la dulce y venerable anciana que se desmayo y rodó entre los asientos. Saltamos todos hacia delante cuando el vehículo freno bruscamente. El calvo cayo junto a la vieja. Yo estaba en la orilla del asiento con las manos soldadas al tubo escuchando y viendo la esquizofrenia de la situación.

El patrullero se había vuelto loco porque seguía disparando, como enfermo insano e hijo de puta, al microbús que, por la inercia, seguía avanzando sin detenerse. El operador había quedado hecho caca contra el volante.

Todo mundo gritaba y escandalizaba haciendo de la escena un infierno donde Jim Morrison llevaba la voz cantante al aullar: wake up girl, we’re almost home! Yo lo escuchaba todo en medio de un ataque de risa que me hacia vomitar los tacos dorados del tictactoc.

Las carcajadas no terminaban.

18 comentarios »

  1. aeThra escribió:

    utamaaaaaaaaaaadre!!!!!!!!!!!!!!
    “Yo lo escuchaba todo en medio de un ataque de risa que me hacia vomitar los tacos dorados del tictactoc”
    tepasastedeveras!! ahj

    11 December 2003 a las 1:20

  2. shered escribió:

    Yo leia todo en medio de un atake de risa ke me ha dejado como: la loca de la oficina… pero estar alli, ugh! ke momentoooo!!!!!!

    11 December 2003 a las 5:09

  3. ruru escribió:

    VAYA !!!! , me dejas ……. jajaj
    besitos

    11 December 2003 a las 6:56

  4. NuEz escribió:

    Y aun me estoy cagando de la risa :D

    !graCias por deCir!

    11 December 2003 a las 8:21

  5. Marian Sad escribió:

    Me encantaría vivir en un sitio llamado algo así como Chapultepec y así poder decir ‘vivo en un lugar cuyo nombre no puedo enunciar…’
    Nota 1: Yo no podría pensar en comida si tengo ganas de vomitar…
    Nota 2:Lo mejor de la aventura es ese díscolo conducotr enfurecido con la música de LEd Zeppelin y Doors… pero qué miedo, dios, creo que me hubiera tirado por la ventana… y al igual que en ‘La Naranja Mecánica’ habría aborrecido a esos primeros rockeros como su protagonista a Beethoven…

    11 December 2003 a las 12:14

  6. eMac escribió:

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

    Viajes como esos pocos

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

    11 December 2003 a las 15:59

  7. gabo escribió:

    Te cagas.

    11 December 2003 a las 17:56

  8. arboltsef escribió:

    De puta madre!!!
    Nuez, soy tu fan!

    11 December 2003 a las 23:55

  9. mergruen escribió:

    utsssss, es que esa ruta está embrujada (esos conejitos), ese NuEz :) :)

    12 December 2003 a las 13:59

  10. Sikanda escribió:

    He llorado de la risa, de evritas, nada más deberias verme los ojos, lloré, estuvo de bueno que te cagas, como dice TT, soy tu fan!!!
    heheheh
    Besos gigantes Pancito :***
    MUIC!

    12 December 2003 a las 17:27

  11. ruru escribió:

    buenas ,,, como nadas ???? besitos

    12 December 2003 a las 20:26

  12. ruru escribió:

    no te di las gracia spor mandar la postal , besitos

    13 December 2003 a las 7:30

  13. Choco escribió:

    Sin duda una historia de poca su madre, pero no se compara con las de este lado d la ciudad, Los llamados “GUADALUPANOS” esos sin de temer, yo tengo que lidiar con ellos todos los dias cuando regreso de la escuela, los veo y mejor los dejo atras o guardo mi distancia. Mis amigos concideran que manejo rapido pero esos hijos de puta no tienen cesos he oido casos de que si al ir manejando les caes mal, y si para tu mala fortuna hay dos de estos camiones, o mas cerca, te hacen ver tu suerte al volante, algunos conductores ya han perdido la vida a causa de estos pendejetes, que nunca aparecen despues del accidente. En fin lo que les recomiendo es que conserven la calma en estos casos no traten de ser los valientes ni al volante ni como pasajeros, por que de los dos modos podemos pagar con una madriza o con la vida.

    Saludos a todos desde ECATEPUNCK.
    Y perdon por la ortografia

    14 December 2003 a las 23:17

  14. Choco escribió:

    Sin duda una historia de poca su madre, pero no se compara con las de este lado d la ciudad, Los llamados “GUADALUPANOS” esos sin de temer, yo tengo que lidiar con ellos todos los dias cuando regreso de la escuela, los veo y mejor los dejo atras o guardo mi distancia. Mis amigos concideran que manejo rapido pero esos hijos de puta no tienen cesos he oido casos de que si al ir manejando les caes mal, y si para tu mala fortuna hay dos de estos camiones, o mas cerca, te hacen ver tu suerte al volante, algunos conductores ya han perdido la vida a causa de estos pendejetes, que nunca aparecen despues del accidente. En fin lo que les recomiendo es que conserven la calma en estos casos no traten de ser los valientes ni al volante ni como pasajeros, por que de los dos modos podemos pagar con una madriza o con la vida.

    Saludos a todos desde ECATEPUNCK.
    Y perdon por la ortografia

    14 December 2003 a las 23:22

  15. dalusk escribió:

    Muy buena narración, no paré de reírme,me trajo recuerdos gratos de cuando vivía a dos cuadras de Extremadura, y otros no tanto (alguna vez fui pasajera del ruta 100). Saludos desde Guadalajara. :)

    17 December 2003 a las 9:23

  16. ARTILLERO-MEN escribió:

    HOLA ESTE ES MI EMAIL PEPITO800114@HOTMAIL.COM Y MI CEL 5536583283 SOY DE IRAPUATO GUANAJUATO MEXICO

    2 December 2008 a las 19:11

  17. pepe escribió:

    bueno me parece perfecto

    24 February 2010 a las 10:32

  18. ;) escribió:

    esta chingona tu redaccion
    te doy un 10! que creativdad
    mi trobador urbano, me ayudaste con la tarea de pauli eeh
    soy tuu idolooooh! =p

    12 September 2010 a las 15:57

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz