Nux fulguris

Todo comenzo

Todo comenzó la mañana del martes. Juan estaba explicando acerca de un proyecto en Churubusco cuando se escucharon los gritos. Llegaban desde la recepción. Me puse de pie y todos nos miramos sin saber que pasaba. Entonces Juan dijo: “es Ana, le acaban de avisar que su hermano falleció”. El escándalo de los gritos me puso nervioso. No cesaban. Armando fue a ver en que ayudaba y yo no hice sino sentarme frente a la computadora, abrir una ventana del IE y ver páginas y mas páginas.

Después Armando dijo que esas noticias no se daban de esa manera: por teléfono. El tenia derecho de decir cosas: ayudo a calmar a Ana y luego la llevo, con Jesús, a su casa, a la casa de sus papas. Yo no tenia nada que decir, no dije nada. Estaba sacado de onda. Marco dijo que era malo todo lo que pasaba y luego Cecilia se puso a llorar. Todos querían a Ana y les afectaba lo que estaba pasando.

Un día antes me había ido a meter a su oficina para llenarle un recibo de honorarios y recibir un cheque. Estuvimos platicando un ratote y me convido de unos panecitos bimbo que eran de chocolate, le conté de las groserías que me había aprendido en el corte ingles y de las que me enseño flopi, mi amiga virtual de Argentina, ella se reía y luego le conté de que yo había vivido en un barrio de la ciudad y que me habían asaltado tres veces en tepito.

Fue hacia las seis de la tarde cuando Cecilia nos aviso a todos que el hermano de Ana se iba enterrar al otro día, hacia el mediodía, entonces todos cooperamos para un arreglo de flores y luego nos pusimos de acuerdo para el día siguiente.

Luego ya el miércoles todos estábamos listos, la oficina se quedo sola y solo Claudia (la recepcionista) se quedo a atender los teléfonos y los asuntos que surgieran.

El caso es que Ana vive en Iztapalapa, hacia el oriente de la ciudad, pero sus papas viven en Otumba (¿o es Ozumba?, no recuerdo el nombre del pueblito que esta hacia el norte del DF en el estado de hidalgo en realidad y pasando las pirámides de Teotihuacán), Ana es una chava de poco mas de 30 años muy guapa y joven que estaba casada pero ahora esta divorciada y su casa entonces de casada o divorciada o no-se-que esta en iztapalapa y así.

Eran las once de la mañana cuando el Ing. Ignacio Castillo dijo vámonos y todos nos fuimos dividiéndonos en dos grupos: uno subió al coche de Juan y el otro (allí iba yo) al coche de Toño.

Toño es uno que programa y estaba en un proyecto pero ya no esta y ahora que esta de planta en la oficina pues que lo conocí y es buen rollo, es moreno y de mas o menos 1.70 es muy amigo de Marco y se juntan para echar relajo, su compa es Joel y vacilan mucho. Joel es otro amigo con quien el otro día terminé perdido de borracho pq (aj, esto no lo he contado pero creo que pronto lo haré) fuimos todos los de la oficina a emborracharnos (tomar una copa, dijo Ana) al freedom de polanco que es un antrito chafa y burgués y medio empalagoso que esta en polanco un barrio burgués de la ciudad donde la botella de tequila nos costo 300 (era de medio) y no nos duro ni media hora (bu) que pedimos mas y yo iba a tope y me puse borracho que te cagas pero no fui el único que todos tomamos como dementes y la única mas o menos cuerda fue Ana que ayudo a Frida cuando se fue de lado y vomito y aj de todos modos aquella noche estuvo chingón y al ultimo me quede con Joel y nos regresamos en su coche y me dejo en la esquina de mi casa y vacilamos y cotorreamos y así. Vale, decía de Joel que es uno como de 1.75 medio pesado que antes levantaba pesas y esta algo grande es amigo y en sus ratos libres vende carros pq no se que conectes tiene y los mueve y sabe de esas cosas del trafiko de ¿? ¿de que?, va, se me fue el avión.

Subimos al coche de Toño, éramos Joel y Juan José y el Ingeniero Jesús Silva (el jefe) y yo de modo que éramos cinco allí y era un día soleado pero amenazaba lluvia por la tarde al menos eso dijo Raquel Mendez la muchacha tan guapa que dice el pronostico del tiempo en primero noticias el noticiero que por la mañana veo y donde salía (lo acaban de echar) uno que parece marciano pq esta pelón y los pocos pelos que tiene son blancos y sus ojos son saltones que parece las noches anteriores a sus transmisiones iba perdido de pastas o de algo así que se levantaba hecho la chingada muy temprano recordando tenia que estar de locutor leyendo noticias en el canal 2 y así nervioso cansado desvelado crudo y enfermo no podía sino ponerse las pilas (¡!) y salir en la pantalla chika a dar los buenos días y a leer notas y así.

Joel, Toño y Jesús Silva son grandes amigos, se vacilan entre ellos y se cuentan chistes y todo el rollo. Yo voy mirando hacia fuera todo el camino, sentado en la parte de atrás, de lado derecho. Juan José va en medio y Joel del lado izquierdo, adelante Jesús silva de copiloto y Toño al volante. Jesús Silva cuenta muchos chistes, es un cuentachistes nato. El mejor es el de las hormigas que le piden un favor al elefante, le gusta mucho decir groserías a ese Jesús Silva y picarle un poco a Joel (un mucho): le dice continuamente de las sandias.

Juan José esta venga a protestar por el largo y aburrido camino desde las oficinas en mariano escobedo casi chapultepec hasta Otuma, Ozumba o como se llame ese lejano lugar pasando las pirámides en el estado de hidalgo. Se rie muy de vez en cuando con los chistes de Jesús Silva y va muy callado. Yo no lo veo a el ni a nadie: voy enfocado en la calle, el cristal bajado, que pasa veloz llena de colores: gente, ruido, mas coches, nubes en el cielo azul y luz del sol. Me río de los chistes.

Juan José es nuevo, igual que yo, allí en Kernel, entro dos días antes y programa como loco: ignorando las notaciones polacas o húngaras o lo que sea que sea eso y tirando la base de datos con sus querys mortíferos. Es amigo. Su característica: es guapo que te cagas: carita a mas. Si nos vieras a los cinco sujetos allí juntos trepados en el coche de Toño inmediatamente lo ubicarías. Juan José mide 1.75 mas o menos y es un poco güero tiene el cabello corto y es simpático a primera vista. Tiene 25. Cae bien sin demasiado esfuerzo. Es un poco enfadoso a veces. Protesta mucho. Pero al final siempre se deja ir. El muy cabrón me ha enseñado una frase nueva. Se lo dije ha poco cuando regresábamos de comer. Y es que con un gesto optimista que te cagas (pero no hablo de ese falto optimismo nefasto y delirante del que hacen uso algunas personas que siempre dicen “sonríe” y “la fuerza estará contigo” y esas estupideces abochornantes y tal), digo, con un gesto optimista el mamón dice: “¡esa es la actitud!”, le pega a la mesa haciendo ruido o suelta un golpe hacia delante: el puño cerrado: es un gesto medio cabrón y gandalla que hace cuando algo le parece chingón y esta de acuerdo y así: ¡Esa es la actitud!

Yo no seria capaz de pasar por alto una frase como esa, le dije en la semana, festejándole sus salidas.

Vale.

Subimos al coche y Toño se dejo ir, tomamos hacia el circuito interior por la avenida chapultepec, llegamos al metro sevilla pasando por ¡palacio de hierro! Dimos vuelta en el sumesa de durango y allí Juan José contó una variación del de las hormigas y el elefante (ya casi no iba de enfado). Cuando entramos al circuito interior Toño ya había acelerado y todo fue dejarse ir hasta insurgentes norte, a esa hora el circuito interior no iba con trafiko y podíamos rebasar carros y mirar los espectaculares a mas de mil de modo que recorrimos el poniente de la ciudad escuchando WFM 96.9 (ese Toño si sabe de música) los chistes de Jesús silva y riéndonos de las cosas.

Ya en Insurgentes norte las cosas fueron a más. Esa avenida después de pasar el Sears del metro revolución es como de cuesta abajo: no hay trafico, el camino se ensancha y todo es un acelerar acelerar acelerar hasta el mero norte del DF donde esta la salida a Pachuca. Pasamos por el hospital de la raza a toda velocidad rebasando microbuses-colectivos, coches familiares, viejos autobuses de la ruta-cien, trolebuses lentos llenos de gente, mas colectivos que se detienen en las esquinas y se detienen pasando la calle y te echan la unidad encima y te asustan y se enfrenan se jalan mientan la madre a discreción o de plano “chinga tu pinche madre cabrón” dicen cuando alguien se les mete o los rebasa o algo les hace.

Al llegar al metro indios verdes, la ultima estación de la línea 3, la línea verde, Toño se fue mas calmado pq allí esta la salida de la ciudad primero al estado de México y luego a Pachuca y ya se ven los cerros y las antenas arriba de los cerros y allí esta la carretera muchos camiones foráneos alrededor y gente que va y gente que viene.

La verdad que todo mundo estaba risa y risa y ya Juan José estaba dentro del relajo cuando Joel salió con el chiste de otras hormigas que no se porque quieren chingarse al elefante y están arriba del elefante y según se lo están madreando pero el elefante por supuesto no siente ni uno de sus pinches golpecitos de hormiga y echo la madre corriendo con el montón de hormigas encima se mete al río y todas las hormigas se caen al agua y se dispersan que tiene que hacer esfuerzos cabrones para salir del río y llegar a la orilla. Una vez que las pobres pendejas hormigas están en la orilla se dan cuenta de que el elefante en el agua de ellas se ha librado pero una hormiga aun queda encima del elefante y la pobre esta cayendo por su cuello o su pescuezo del elefante pero las hormigas bien chingonas la ven y se hinchan y delirantes ellas todas la pinches hormigas mamonas empiezan a gritar ¡ahórcalo! ¡ahórcalo!

Estábamos en indios verdes: era salir de la ciudad: ya estábamos en la carretera. Entonces Toño acelero en verdad y hechos la chingada recorrimos kilómetros y kilómetros antes de llegar a la primera caseta.

Lo mas chingón era el cielo. Estaba azul azul y lejos se veían las nubes encima de los cerros que en realidad ya no estaban tan lejos. Yo seguía como tarado con el cristal abajo mirando hacia fuera viendo la carretera y las casas en el camino y ahora una que otra vaca y perros felices corriendo en los terrenos baldíos o afuera de las casa y eran perro jóvenes que a veces nada mas estaban allí sentados mirando los coches en el camino como si pensaran cosas, que a lo mejor si estaban pensando esos perros cabrones de las cosas esenciales (¡!) y uno va allí encima de un coche escuchando chistes y platicando y diciendo cosas sin pensar nunca que hay cosas desuputamadre en este mundo aparte de las que conocemos y así.

Joel contó de cuando lo asaltaron y le rompieron su madre un día que fue a comprar un coche y señalo un sitio allá a lo lejos diciendo “por allá esta el tianguis de coches” y dijo del dolor en su cabeza y de la sangre y de que se resistieron a subirse al coche de los asaltantes y del tobillo roto pero estaba contento mientras lo contaba y allí estaba escuchándolo mientras esperaba ansioso que llegáramos a las pirámides para verlas desde la carretera y recordar y así.

Eran nubes apretadas y así separadas sin nunca estorbar la luz del sol en el cielo azul. Ya estábamos en la carretera y ahora eran áreas extensísimas de un verde chingón que se veían con los cerros ya así cerca. El auto a toda velocidad y luego el cerro que ya se veía a lejos con las nubes encima de el se acercaba y lo teníamos allí y las nubes ahora se transformaban y corrían y ya no eran las mismas que antes de lejos se habían visto. Imágenes fugaces de una vaca comiendo o allí nada mas aparecida y un caballo viejo siguiendo a un ¡niño!, ya no tenia abajo el cristal y asomarme de lleno pq el auto iba tan rápido que el ventarrón se metía y Juan José protestaba mejor el cristal arriba las cosas allí aparecían y desaparecían y las personas y las nubes y los cerros y toda esa suerte de imágenes que mas era como de ensueño donde no puedes sino ver ver ver. Allí nada mas, con la boca abierta y tal.

Las vi de lejos, impaciente y del otro lado, del lado de Joel, todo mundo iba riendo así que nadie se dio cuenta, nadie vio. De lejos y a simple vista, digo, a vista “simple” de mortal humano pendejo soñador y escuchando chistes de hormigas, las pirámides se veían chiquitas comparadas con lo cerros lejanos y con todo el “entorno” o eso que sea. Allí estaban y pronto las dejaríamos atrás. Era como aferrarse a una visión o como continuar una platica que sabemos se acabara y es posible al otro día o después o ya sabes, siempre con nuestra idea pendeja de inmortalidad suponiendo que una continuidad de la existencia nos permitirá retomar una situación que en un momento dado se esta acabando y que siempre suponemos no es grave porque al otro día despertaremos y lavada la cara podremos descolgar el teléfono o picarle al acceso directo de la conexión telefónica a redes para, una vez online, darle al MSN y encontrarnos con la gente para seguir la conversación y tal; allí continuaba mirando las pirámides pensando que se veían chingonas y mirando el cielo arriba de ellas y todo tratando de meterlo en una imagen una sola imagen que pudiera luego recordar.

Pronto pasamos de las pirámides para llegar a la segunda caseta. Allí Toño le pregunto a un policía que como le hacia para llegar a Ot(z)umba. Creo que estábamos perdidos. No lo estábamos porque Toño iba al volante. Pero ya estábamos llegando. Fue cuestión de pasar las pirámides para que kilómetros adelante las nubes que antes así separadas como pequeños animales todos ellos en el cielo azul ahora se habían reunido formando una suerte de amenazante lluvia cargada de presagios, jeje, parecía que llovería. Entramos al pueblo y enseguida nos encontramos con la procesión. Toño dejo el carro en una calle como avenida y bajamos.

Comenzamos a seguir el cortejo. Adelante estaba Ana. La gente toda estaba muy triste. Muchas personas iban llorando, las mujeres principalmente, pero uno que otro chavo también. Ana ahora estaba mejor. Ya no lloraba pero estaba triste, el negro instala en uno una tristeza infinita, la ropa misma, todo. Pensé en el muerto: le habían dado un balazo en el pecho, murió pronto, quiero decir, parece que nada mas sentir, sentir que te entra la muerte como un golpe seco, duro, que te deja sin aliento y con la imperiosa sensación de final, que te instala un miedo seco, los ojos abiertos y sentirse instalado en un instante, como si te hubieran sacado de la situación para colocarte en una fotografía, una reproducción misma del instante congelado, como cuando te metes una raya de coca, una raya, y ya primero la picaste con esa paciencia del adicto y le hiciste una línea delgada esmerosamente colocada, y ya te inclinaste sobre ella con un tubito especialmente fabricado: es el mango de una pluma vic, le sacaste la tripita de la tinta para quedarte con el tubito, le quitaste el taponcito de la cola, casi le has partido a la mitad con una seguetita para pasar del hoyito que en medio esos manguitos tienen para, supongo, la respiración de la tinta, tienes el tubito en la mano y aspiras aspiras el polvo mortífero y blanco succionas toda la raya y te quedas suspendido, la respiración detenida, ahora sin respiración ya, todo el polvo dentro de ti en tus narices en tu cerebro tus ojos no brillan el que canta se aburre en donde están las nueces alguien prendió la luz un día se va a perder la niña. Acabar.

El asunto entre manos se resolvió rápido. Llegamos detrás de una iglesia vieja. La gente se arremolino. Tres eran los muchachos que echaban tierra. Al instante siguiente acomodaban los arreglos florales alrededor del montículo. Dijo Ana que nos quedáramos un rato, que fuéramos a su casa. Pero no fuimos. Regresamos a los autos y subimos.

5 comentarios »

  1. Sikanda escribió:

    Ponlo en un guion, hazme caso, asesorate con alguien que sepa de guiones. Esta bueno, tiene madera :)

    30 March 2003 a las 23:00

  2. gargantua escribió:

    eh, nuex, muchas gracias por poner lo del funeral. la anécdota me encanta. no me acordaba que era tan extenso. ¿le pusiste más cosas, cierto? :)

    31 March 2003 a las 15:05

  3. jejej escribió:

    es ozumba o otumba? ya no supe

    31 March 2003 a las 17:37

  4. Friz escribió:

    Es Otumba y es un pueblito muy polvoso, y fue un viaje de ida y vuelta, todavia regresamos a la oficina, es buena anedota hay mas, luego las publicas nuez

    1 April 2003 a las 0:16

  5. lilith escribió:

    gracias por el dato, friz. yo quiero ir.

    1 April 2003 a las 16:03

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz