Nux fulguris

Terrícola, néctar

bellaCo estaba sorbiendo sus dedos porque tenia mucha hambre, estaba embarrado de jugo y tenia la cara llena de guayaba, pedazos de guayaba, cascaritas y hojas verdes, las semillas de guayaba le cubrían todo. Tenia que apurarse, le dijeron que el tiempo en ese lugar corría como demonio. Pero bellaCo confiaba en el hambre que tenia, el hambre atrasada y desgraciada que lo hizo revolcarse durante semanas, meses, jodidos años, lapsos infinitos de tiempo.

Estaba sorbiendo sus dedos porque se había acabado las guayabas, los arbustos donde ellas crecían y los árboles de todo alrededor, se lamía las manos escurriendo de jugo y se pasaba la lengua por toda la cara para hacer buches de baba y escupir a continuación, estaba limpiando las semillas de guayaba que le cubrían de pies a cabeza, tenia miedo de que las semillas le empezaran a crecer encima, una semilla, un arbusto, luego un árbol. Le aplastarían si le crecían encima, el tiempo corría como demonio y si se descuidaba, si no escupía con prisa, la semilla explotaría dentro de el para arrojar un árbol gigante con raíces hambrientas como serpientes recién nacidas y sedientas, hambrientas como el mismo.

Pensó que limpiando las semillas y luego escupiéndolas podía esperar a que estas crecieran de nuevo, a que salieran arbustos llenos de más guayabas jugosas: tenia mucha hambre.

En aquel planeta, luego del agravio de las sillas y de las casonas de tapias viejas, le dio hambre. Paso mil años tirado sin nadie que le ayudara a reponerse de la golpiza: su hambre se hizo demente, gigante. Ahora se había comido entero aquel bosque de guayabas y se limpiaba de semillas para esperar un nuevo festín. Su única virtud, pese a lo enfadoso que era y a las transformaciones que sufría constantemente, era la paciencia. bellaCo era el ser mas paciente en aquel planeta lleno de sillas cobardes, de crueles casonas de tapias viejas y de bosques expresos de guayabas re-nacientes, re-vinientes.

Paciente y todo, en cuanto empezaron a brotar los primeros arbustos, bebes en un primer instante y llenos de flores al siguiente, bellaCo se les echo encima con su bocota abierta y hambrienta. Comenzó a chupar, primero, el néctar de las flores, con una grosera repugnante y odiosa delectación. De haber sido terrícola, bellaCo se hubiera comido las abejas con todo y aguijón que, en el planeta tierra, viven en las flores de guayaba. Estaba tan hambriento y al mismo tiempo tan fascinado con el néctar dulcísimo que las nuevas flores de guayaba escurrían y no sintió el primer arbusto que dejaba de serlo y se convertía en árbol para aplastarle un pie y enterrárselo en un movimiento desesperado de raíz buscando sustancia de tierra fértil: era la raíz enredada en su pie pálido y casi transparente que se hundía en la tierra soñando alimento.

Primero fue un pie, pero el tarado seguía aferrado a la flor gigante que dejaba de serlo y se convertía en árbol dentro de su boca estúpida.

Le nació un árbol debajo de la lengua, otro árbol en medio de los dientes frontales y uno más abajito de la campanilla y entre las amígdalas.

Mientras otro más le aplastaba con una zancadilla.

bellaCo tenia mucha hambre después de la golpiza recibida.

6 comentarios »

  1. Marian Sad escribió:

    Iughh… qué pegajoso quedaría con todo el zumo guayaba resbalando por su cara!!

    5 September 2003 a las 9:42

  2. sh4mb4LL4 escribió:

    ke paso kon esos arboles?

    5 September 2003 a las 18:20

  3. arboltsef escribió:

    jajaja, nunca me cansaré de bellaco.

    5 September 2003 a las 19:41

  4. g escribió:

    de haber sido terricola hubiera arruinado todo

    5 September 2003 a las 19:46

  5. NuEz escribió:

    eres G?

    6 September 2003 a las 8:16

  6. .:EviTa escribió:

    Que ricas las guayabas…..y mucho más si tienes tanta hambre: saben a cieLo :D

    7 September 2003 a las 3:35

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz