Nux fulguris

Perro aullando
(Post a partir de una imagen, ejercicio)

Hoy aprendí a conservar el equilibrio mientras nuestra nave rebota entre las estrellas y las nubecitas.

Primero: te detienes en medio del pasillo y te quedas mirando una cornisa, una grieta, un clavo salido.

Segundo: respiras profundamente, miras el clavo salido y te olvidas que la nave rueda, vuelves respirar profundamente.

El clavo se vuelve galaxia, planeta inmenso que rodeas con tu vuelo errático, inquieto, curioso, insistente. Le rodeas para observar las sombras que proyecta, para buscar rastros de vida.

Por momentos la violencia del viaje te devuelve a la realidad, pero recuerdas tus sueños de pájaro cuando vas por los aires intentando ganar altura, y recuerdas que tienes que soltarte y no permitir que los pensamientos te confundan. Porque en cuanto comienzas a pensar comienzas a perder altura, y las nubes aparecen inalcanzables y te fatiga aun mas el agitar tus alas nuevas de pájaro. Entonces lo vuelves a intentar y subes y subes y subes y alejas las ideas necias y los pensamientos y tu mirada se pierde entre las nubes mientras tus alas relumbran y te elevan al cielo infinitamente azul de tus sueños mas sublimes y felices.

Olvidas que estas en medio del pasillo (en la nave ronroneante que tropieza entre fragmentos siderales) fijando tu mirada atrapada en el clavo salido-galaxia-fulgurante y después de un lapso de tiempo infinito y como de ensueño, sin darte cuenta, te encuentras con que has Conectado Realmente y tu cuerpo ahora esta calmado y bendito, armonioso, se deja ir en el va-y-ven de la navecita y tu mirada enganchada te detiene y te sostiene y te protege y entonces resulta que puedes ir de pie en medio del pasillo todo el camino eterno hasta la novena luna del tercer planeta de la vigésima primera constelación donde, te contaron, existen las criaturas de mil voces que te dan poderes mágicos para atravesar el universo entero en un abrir y cerrar de ojos.

Perro aullando. Mexica. Postclásico tardío. Piedra. 48 x 20 cm. Museo Regional de Puebla, INAH, Puebla.
Perro aullando
Mexica.
Postclásico tardío.
Piedra.
48 x 20 cm.
Museo Regional de Puebla, INAH, Puebla.

5 comentarios »

  1. Sikanda escribió:

    Ya sé qué haces cuando no te veo ^-^ hehehe

    Muic! :-*

    29 May 2007 a las 23:49

  2. aliciainwonderland escribió:

    te amo cuando escribes asi, es cuando quisiera tenerte en frente apesar de la enorme distancia de nuestros paises, y decirte, ehhhhh venga que super mega fregon escribes!!!! eres mi heroe!!!

    1 June 2007 a las 14:28

  3. NuEz escribió:

    aliceinwonerland, gracias por decir, no tepreocupes por la distancia, manda bessooossssssssssss

    Sikanda, ando mirando galaxias lejanas!! ^___^

    1 June 2007 a las 16:01

  4. Sikanda escribió:

    Pan, tengo problemas, no se ven los archivos. Dale a cualquier link de mis recientes post, y los archivos parecen no estar ahi. Dentro de mi editor de WP si estan. Los abri y re-edité, a ver si asi funcionaba. Pues nada.

    Echale un ojo, sale?

    Muic!! Tres veCes :-***

    3 June 2007 a las 0:52

  5. eaton escribió:

    Saludos Compa Nux

    6 August 2008 a las 11:25

RSS feed para los comentarios de este post. TrackBack URI



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz