Nux fulguris

No tocar la tierra

Una deidad cuya vida puede decirse en cierto sentido que no estaba ni en el cielo ni en la tierra, sino entre ambos, era el norso Bálder, el dios bello y bueno, el hijo del gran dios Odín y el más sabio, amable y amado de todos los inmortales. La historia de su muerte, tal como esta relatada en prosa en la Edda más moderna, es como sigue. En cierta ocasión en que Bálder dormía, tuvo una pesadilla que le pareció que presagiaba su muerte. Por consiguiente, los dioses tuvieron consejo y resolvieron asegurarle contra todos los peligros. Así, la diosa Freya tomo al fuego y al agua, al hierro y a todos los metales, piedras y tierra, a todos los árboles, enfermedades y venenos y a todos los animales de cuatro pies, aves y cosas que se arrastren, el juramento de que ellos no harían daño a Bálder. Hecho esto, se le considero invulnerable y los dioses se divirtieron sentándole en medio mientras unos le disparaban*, otros le tajaban y otros le apedreaban, mas hicieran lo que hicieran, nada podía herirle, por lo que se alegraron mucho todos. Solamente Loki el dañino estaba descontento, y disfrazado de vieja se presento a Freya, la que le dijo que las armas de los dioses no podían herir a Bálder porque ella había hecho jurar a todos que no lo dañarían. Entonces Loki pregunto: “¿Todas las cosas han jurado respetar a Bálder?” Ella respondió: “Al oriente del Walhalla crece una planta llamada muérdago; me pareció demasiado joven para jurar”. Entonces Loki fue, arrancó el muérdago y lo llevo la asamblea de los dioses. Allí encontró al dios ciego Hother, que estaba fuera del circulo, y Loki le pregunto: “¿Por qué no tiras contra Bálder?” Hother contesto: “Porque no veo dónde está y además no tengo arma”. Entonces le dijo Loki: “Haz lo mismo que los demás y honra a Bálder como todos hacen. Yo te mostrare dónde está y tírale con esta ramita”. Hother cogió el muérdago y lo arrojó contra Bálder bajo la dirección de Loki. El muérdago dio a Bálder y lo atravesó de parte a parte, cayendo muerto. Y ésta fue la mayor desgracia que pudo recaer nunca sobre los dioses y los hombres. Los dioses se quedaron atónitos, mudos y después gritaron y lloraron amargamente. Luego cogieron el cadáver de Bálder y le llevaron a la orilla del mar. Allí estaba el barco de Bálder, llamado Ringhorn, el más enorme de todos los barcos. Los dioses desearon ponerle a flote y quemar en él el cadáver de Bálder, pero no podían botar el barco. Enviaron recado a una giganta llamada Hyrrockin, que llegó montada en un lobo y dió al barco tal empujón que el fuego incendió los rodillos y la tierra entera tembló. Entonces cogieron el cuerpo de Bálder y lo colocaron en la pira funeraria sobre el barco. Cuando Nanna, la mujer de Bálder, vio aquello, se consumió de pena su corazón y murió. Así, fue colocada sobre la pira funeraria junto a su marido y a todo le prendieron fuego. También el caballo de Bálder, con todos sus paramentos y jaeces, fue quemado en la pira.

* Suponemos que flechas, jabalinas y aun rayos, pues que eran dioses.

George Frazer, James. La rama dorada. FCE, México, 1996.

4 comentarios »

  1. selene escribió:

    oiga ke pajina tan chafa

    17 February 2003 a las 15:10

  2. selene escribió:

    oiga ke pajina tan chafa

    17 February 2003 a las 15:10

  3. NuEz escribió:

    pinky selene… a ver si bajas de mcallen a darte una vuelta por MTY en la proxima semana para vernos las caras de mensos y platicar de las cosas esenciales

    18 February 2003 a las 0:27

  4. jano escribió:

    si eres inmortal por favor contáctate

    11 December 2003 a las 14:05

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz