Nux fulguris

Los zapatos de verano

:: minimo relaTo de cuartiLLa y meDia ::

Hoy encontré a Valona cuando llegaba del trabajo. Ella regresaba con una bolsa de pan y unos refrescos. Tenia los ojos brillantes y una sonrisa encantadora. Anoche, me dijo, el Mijo me aviso de la colación, pensé en ir a tu casa para pedirte que fueras pero Mijo me aviso que ya se habían puesto de acuerdo ¿Te gustan mis zapatos?, los compré con el primer salario que gane. Eran unos zapatos de verano que dejaban ver sus pálidos piececitos desnudos, le dije que si y su rostro se ilumino mas intensamente. Me dio un beso en la mejilla al despedirse no sin antes asegurarse que me vería en lo del Mijo. Cuando más tarde pase a la tienda de Cuco por las botellas de ron advertí que ya todo el vecindario estaba enterado y expectante por la colación del Mijo, pretexto y derroche para leer su multipremiado cuento. Cuco estaba feliz porque por fin se presentaba la ocasión donde podría leer ante un publico abundante los pastiches que escribía con regularidad. El llevaría los refrescos y me pidió comprar ron cuervito que dijo, era el mejor que había.

La reunión pudo haber pasado por aburrida de no ser porque Valona por fin se decidió. Todos estuvieron bebiendo y hasta Ella se tomo una copita de batracio, como se llaman las extrañas mixturas que aquí preparan con celo. Cuco leyó sus pastiches. No estaban mal y recibió elogios de la mayoría. Valona juzgó que el mejor era:


Átrida patriota come ofrendas
Devuelve ya los chocolates
La tumba por Dios ha sido abierta
Y el muerto llora por tus desplantes

Los zapatos de Valona aparecieron durante la lectura de un cuento de Belinda Lee. Apenas iniciaba la segunda ronda de batracios cuando Ismael leyó “Huracarrana: la novia de Alberto” titulo del cuento que daba nombre al libro de la menciona artista; Ismael tuvo que leer dos veces el fragmento de los zapatos porque Cuco hacia ruido insistiendo en que escucháramos su mejor pastiche. El texto aludido hablaba de unos pies desnudos en zapatos estivales, iluminados por la luz de mediodía, y describía con deliciosa demencia las insanas lujurias provocadas en el personaje principal que ansiaba hincar los dientes en ese pálido espectáculo. Le dije a Valona que Belinda bien pudo inspirarse en mi viéndola a ella hoy en el crepúsculo cuando con su bolsa de pan y sus delaware la encontré. Estival y hermosa, con sus zapatos de ninfa en el bosque. Desgraciadamente la totalidad del cuento nada tenia que ver con aquello: Juana, la hermosa novia de Alberto engañaba a este con un prospecto a luchador que empezaba sus carrera -triunfadora- en la triple A, hacia el final Alberto retaba al futuro ídolo de las masas a pelear por la susodicha y le acomodaba una golpiza espectacular, pero Juana la rana defendía al debilucho deportista y futuro luchador de televisión y con artimañas demasiado elaboradas despellejaba al pobre Alberto. La moraleja, dijo Ismael, era que nunca te acuestes con una hembra insegura que seguro no sabe lo que quiere. A lo que todos le reclamaron por lo fuera de lugar, inconveniente y poco inteligente (y baboso deslizo Valona) que había dicho (y leído).

Luego Mijo leyó su cuento. Solo que Valona se empezó a sentir mal. Le dije que si comía algo seguro se le pasaba, pero En la casa no tengo nada para darte a lo que ella respondió Tengo pan en la mía y pronto desaparecimos para perdernos el cuento Tan Esperado.

Mijo se enfadó. Ismael rompió el libro de la Belinda Lee porque dijo La verdad si esta bien culero. Cuco y Mijo no aceptaron bajo ningún concepto lo que Ismael había hecho, Lo que sea pero arruinar un libro jamás, dijeron, y ambos le pegaron al borracho que, de tan perdido, no pudo defenderse.

Valona me dejo darle un masaje de pies. No se los mordí pero si termine besándolos. Después de que hubo comido algo se aventuró a pedir otro batracio, brindamos por su trabajo nuevo y por el relajo que se armó en el vecindario.

Ismael prometió financiar la publicación del cuento del Mijo y de los pastiches de Cuco. Solo así dejaron de pegarle.

Hacia mas tarde todos cooperaron para comprar más botellas. Pero Valona y yo ya no estábamos ahí.

Hicieron escándalo toda la noche.

Supongo que no dejaban dormir.


4 comentarios »

  1. ruru escribió:

    Q CONVINACION ,, TU Y TU GATO , JEJEJE CUIDATE AMIGUITO .. Y UN BESO DE LA RURU

    5 August 2004 a las 15:17

  2. ruru escribió:

    ya estoy en casa—-besos , cada dia llego mas tardfe…mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm tengo hambreee!!!

    5 August 2004 a las 17:44

  3. v. escribió:

    ¿me pregunto si los zapatos de Valona seran como los de Dorotea?

    5 August 2004 a las 18:30

  4. mergruen escribió:

    mmm, esos batracios parecen ponedores: quiero la receta :D

    6 August 2004 a las 11:45

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz