Nux fulguris

Lluvia

Aquella tarde estaba lloviendo una lluvia cabrona. Vivíamos en una casa que tenia un techo de laminas. La lluvia sonaba entonces amplificada. Pero era un granizo de esos que caen los días mas inesperados del año, los días que empiezan con un sol cálido por las mañanas y que transcurren amistosos e inofensivos, que se echan encima cuando la gente menos lo espera y entonces todo se ha nublado como en un puto sueño de los más insanos y empieza a llover una lluvia de las más miserables y violentas.

Llovía entonces y deje de hacer lo que hacia para mirar hacia arriba, hacia el techo de laminas. Fui a por una cubeta naranja para recoger el agua de la más grande gotera. Luego seguí con la cabeza hacia arriba. Me tape los oídos. El sonido era agobiante. Los destape. Los tape de nuevo. Mirando las laminas que temblaban y sudaban gotas frías, mirando las goteras como chillidos lastimeros entonces sucedió.

Deje el juego de tapar y destapar los oídos para escucharlo mejor. Era un lamento, un lamento. Era un jodido lamento que se escuchaba con el escándalo de los granizos y las laminas. Pensé que me estaba dejando ir. Mire a mi alrededor para saber si solo YO lo había escuchado. Nadie pareció advertirlo. Mire las laminas y ahí estaba: ¡el puto lamento de la tormenta!

Era como un aullido muy cabrón, un aullido como entre piedras, como si arrastraran a alguien por un camino pedregoso y ese alguien estuviera siendo violentado con las piedras del camino y entonces al escuchar ese lamento me imaginaba sangre escurriendo por las piedras y el camino estaba encharcado y negro y lleno de piedras filosas y no se podía ver con detalle porque las piedras saltaban y la sangre y el agua y los putos granizos como piedras gigantes caían escurriendo goterones y haciendo un escándalo de su puta madre mientras el aullido se soltaba.

Comencé a asustarme de verdad. Me iba a poner a chillar cuando lo escucharon por fin ¡Era la puta vecina de a lado que estaba gritando! Asustada por la feroz lluvia y completamente sola en la casa de a lado, había decidido ponerse a dar aullidos de terror contra la lluvia que a cada segundo caía mas fuerte y la tenia en estado de animal asustado y casi muerto.

7 comentarios »

  1. raYuela escribió:

    Si hubieras despertado a BETO,
    él te hubiera contado y des-asustado, seguro ;)

    24 January 2004 a las 7:57

  2. shamballa escribió:

    a mi no me gusta la lluvia, y menos cuàndo caen gotas pesadas y tupida…
    no, para nada me gusta.

    24 January 2004 a las 15:13

  3. blimundaethra escribió:

    Qué chingón.Lla lluvia ruidosamente escandalosa me mata de júbilo. Justo hace rato estaba pensando que ya me toca salirme a la calle a empaparme. Pero para que esté perfecto, esa caminata bajo la lluvia tiene que ser en julio, agosto o septiembre, cuando la tierra suelta el olorcillo y cuando le sale vapor y el piso que caminan los pies está cálido. Qué chingón. A lo mejor los aullidos eran los míos, porque cuando camino desnuda las calles bajo la tupida lluvia, no puedo más que gritar a todo pulmón. Es la vida.

    25 January 2004 a las 1:40

  4. ruru escribió:

    vaya !! , pobrecita, y con razon chillaba, si le daba miedo la lluvia , jejjej
    besitos

    25 January 2004 a las 6:13

  5. mergruen escribió:

    pos regreso así, estrepitoso como lluvia… :)

    25 January 2004 a las 13:42

  6. Atitar escribió:

    Buena la historia!

    me gustan los dias de lluvia

    25 January 2004 a las 14:02

  7. ruru escribió:

    holaa HOLAAAAAAA BESITOS

    25 January 2004 a las 18:11

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz