Nux fulguris

(iv de iv) Lula :: fin

Pronto será de noche, dijo Cuco. ¿Te tienes que ir?, le pregunto la Lula de Agua. No te vayas. Ven con nosotros. Podemos comer nueces enterradas y mas hongos. Cuco puede buscar higos, si. Luego te enseñamos a convertirte en grillo. Ven con nosotros y no te aburrirás. Y si después quieres quedarte puedes hacerlo.

Lula ni siquiera se detuvo a pensarlo. Y antes de que Cuco arrebatara a la Lula de Agua la palabra para seguir describiendo lo bien que Lula se lo pasaría si se decidía a seguirlos, Lula dijo: ¡vamos!

Cuco y la Lula de Agua debieron hacer grandes esfuerzos para ocultar la algarabía que dentro de ellos se había desatado. Estaban casi logrando su propósito. Aunque, es justo precisar ya, en este momento, que nadie en este mundo -si, en este, donde Lula puede hablar con su reflejo como si de comer higos se tratara todo-, nadie, de verdad, sabia que demonios iban a hacer esas dos criaturitas del bosque con la pobre Lula.

Sucede entonces que Cuco y la Lula de Agua se arrojaron al mismo tiempo al río y desde ahí gritaron: ¡Ven, síguenos! Pero Lula no se movió. Mirándolos fascinada se dio cuenta de que había olvidado decirles, yo no se nadar. Lo hubiera dicho pero ellos tampoco dijeron que por el río, nadando, se iban a ir. Lula creyó que echarían a caminar metiéndose al bosque.

(La superficie del río en constante movimiento donde Cuco y la Lula de Agua habían desaparecido dejaba ver, en el fondo lleno de pequeñas piedrecillas y algas de colores, pececitos fugaces como estrellas inalcanzables.)

Por otro lado, una voz en su interior le decía que no importaba en realidad. Que si no sabia nadar ellos le ayudarían a aprender allí mismo (¿no le había arrastrado la Corriente Azul hacia el río donde se hundió hasta el fondo sin ahogarse para escapar de la bruja-hada-de-los-cuentos-fugaces?). Exacto. Eran criaturas mágicas ¿que no? Así que nada debía preocuparle ¡Échate!, le decía la vocecita, ¡échate, ándale!, ¡échate!

A punto estaba de arrojarse al agua cuando pudo ver su reflejo en la superficie del río (y esa imagen reflejada si era ella misma) cuyo movimiento era cada vez mas fuerte; parecía que nuevamente, como en un principio, su propio reflejo iba a comenzar a hablar tratando de salir de aquella húmeda prisión. Olvidó por un momento a Cuco y a la Lula de Agua. Entonces su reflejo dijo: no te vayas, no me dejes, me voy a quedar sola. No te vayas. Lula no podía hablar, todo lo que podía hacer era quedarse allí, mirando estupefacta lo que le pasaba sin poder creer nada de lo que sucedía pero aceptando todo, al mismo tiempo, sin otra alternativa a su alcance.

Si te vas, siguió su reflejo, nadie entonces platicara conmigo. Nadie va a estar aquí. Ni siquiera yo. No te vayas. No me dejes.

Y la voz en el río era tan real.

Ellos te están engañando. Me engañaron a mi para salir a engañarte a ti. Son dos mentirosos espíritus del bosque que te están engañando para robarte el alma. La quieren enterrar debajo de un árbol. No te vayas.

Era demasiado. Lula no resistía escuchar esa plañidera voz. Quiso decirle que se callara. ¡Cállate!, ¡cállate!, quiso ser capaz de decir, ¡cállate que no me voy a ir! Pero no podía hacer nada.

Y cuando de veras creía que no aguantaría mas, de pronto, su reflejo se detuvo.

Pudo ver, entonces, como en la superficie del río un pececito-plata (de ojos como burbuja) nadaba incesante describiendo pequeños círculos siempre alrededor de sus ojos, sobre su reflejo.

Y después advirtió que el agua del río se volvía intensamente azul.

Todo esto antes de que el río le salpicara el rostro, rompiendo ese mágico instante donde todo se había quedado detenido, y haciendo que su reflejo en la superficie del río…

…de          
  sa        
    pa      
      re    
        cie  
          ra

Un comentario »

  1. mergruen escribió:

    pues con el regreso a medias (y Lula) nos damos por servidos; déle al trabajo. :)

    17 November 2003 a las 16:37

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz