Nux fulguris

(ii de iv) Lula

La Lula de Agua: mira Cuco, nosotros vamos a buscar raíces, tu corre a ver si encuentras algún árbol a donde subir, o a ver si encuentras nueces, hongos, busca higos, si, busca higos. Trae lo que encuentres de todos modos.

No era seguro una bruja, pensaba Lula, no sabia como podía asegurar eso, pero sabia de cierto que no era una bruja. Tal vez era un espíritu del bosque, un espíritu árbol, o tal vez una de esas mágicas criaturas: silfo, salamandra, gnomo u ondina. Algo tenia que ser.

Y ese Cuco, no era tampoco, realmente, un pececito. En ese río su Papa pescaba diario. Y todos los peces que de allí salían, ella y su familia se los comían. Y nunca llevo su Papa a la casa a un chiquillo como Cuco para cocinarlo en el fogón. Cuco era, seguro, una ondina. Seguro, si, seguro.

Un ondino en todo caso.

Cuando Cuco apareció, cargaba un montón de hongos, un montón de higos, y también muchas nueces. Para comer los hongos encendieron una pequeña fogata. Asados estaban deliciosos. Las nueces Cuco dijo que las robo a las brujas. Según el, las brujas las entierran la víspera del solsticio de estío -apenas la noche anterior- y luego las comen en el festival del fuego que hacia la medianoche del día siguiente celebran con bailes y cantos.

Tal vez si Lula fuera un poco mas inquisitiva no hubiera tomado tan tranquila lo que hasta ese momento le estaba pasando explicándose el asunto con brujas y espíritus como si en un cuento de hadas estuviera atrapada. Se hubiera preguntado, de ser un poco mas curiosa, como era que su reflejo andaba allí, haciendo otras cosas que ella no hacia, como era que un chiquillo casi desnudo saliera del río así tan fácil al llamado de la Lula de Agua como si de algo común se tratara.

De cualquier manera, Lula estaba pensando en aclarar todo eso.

Sin embargo, en el fondo, había seguido a la Lula de Agua y a Cuco de una manera tan dócil y tan inmediata que parecía como si ellos fueran sus amigos de siempre y todos de acuerdo, después de divertirse, cansados de chapotear un rato en el río, se dispusieran a comer algo bajo la sombra de un árbol mientras platicaban como viejos amigos.

Aun no hay comentarios :( »

Aun no hay comentarios :(

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz