Nux fulguris

El rostro insensible

En la calle estamos ahí esperando solamente. Angela, Brisa y yo. No estamos juntos, pero estamos en la misma calle. Un pedófilo se acerca a Brisa y la toma de la mano, después de decirle algunas cosas. Llegamos a salvarla y a asustar al pedófilo. Le gritamos maldiciones.

En el paso a desnivel los coches matan a los perros.

Volvemos a quedar separados y entonces puedo ver al pedófilo nuevamente acercarse a Brisa, decirle cosas. Nos acercamos de nuevo a salvarla pero esta vez el pedófilo se enfada. Se aleja amenazando.

Nunca podremos atravesar con las bendiciones de nuestros amigos.

Corremos a protegernos de la venganza de los pedófilos entrando al metro, pero una vez abajo advertimos que Brisa ya no esta con nosotros, subo de grandes zancadas a buscarla pero Angela me grita “acá esta”. Vemos a Brisa perdida cerca de los andenes y corremos a reunirnos con ella. La tomo de la mano y nos apresuramos al andén. Entonces comprendo que nos vienen siguiendo y juntos corremos a ocultarnos en un pasillo lateral del andén. En ese rincón lo único que vemos son sombras y luces de los trenes que pasan ensordecedores. Sin mirarlo de frente, oculto, con el rabillo del ojo, advierto que uno de los pedófilos o uno de sus amigos tiene cogida del cuello a Angela. Las sombras siguen pasando insensibles y voces que se acercan. Nos están buscando. Pero uno de ellos ya esta aquí con nosotros. Sombras luces, voces.

Entonces aparecen. Es el pedófilo que ordena a su guarura que nos de nuestro merecido. El. Que tiene a Angela. Comienza a darle hasta que la deja fuera de combate, ensangrentada.

Cuando termina con ella, se pone enfrente de mi y puedo verle el rostro, afilado, de piel limpia, con ojos crueles, de animal obediente e hijodeputa, llenos de energía, tiene el cabello ondulado y la nariz un poco chueca, como caracol. Es alto y musculoso de espaldas anchas y brazos increíbles.

El cabron me comienza a hacer fintas. Yo trato de protegerme. Es difícil. Porque es mucho más grande que yo. Salimos al pasillo y ahí comienza a darme, tiene en la mano algo blanco, un arma, o algo, con la que me da de lleno en la cara, la sangre salpica. Pero no me duele. Hago fintas y me revuelvo tratando de esquivar sus golpes, inútilmente. El, con su mano derecha, y su arma como tubo blanco, me sigue dando en la cara, mas sangre. Entonces me sujeta con su brazo derecho para impedir que escape y con la izquierda me tunde en un ataque insensible. Su cara completamente enfrente de mi, sus ojos increíbles mirándome, mis golpes le alcanzan sin hacer mella alguna. Yo estoy casi muerto. Golpes poderosos estrellándose en mi cara.

Entonces despierto.

Un comentario »

  1. aliceinnoonesland escribió:

    tirar pa´lante, sin que me importe nada ni nadie, solo quiero amarte, apasionadamente amarte. No obedecerte, crucificarte en el acto y mirarte… mirarte.

    2 August 2008 a las 14:25

RSS feed para los comentarios de este post. TrackBack URI



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz