Nux fulguris

El hueso del omóplato

En el país de las tres ruedas hay un abismo infinito a donde llegas tarde o temprano. Es común que te inviten a tirarte en paracaídas o a subir la montaña empinada. Las risas de los niños se elevan hasta el cielo de mil colores y nubes rimbombantes. Un día sucede que te quedas sin aliento porque has empezado a caer en la boca del remolino. Vomitas y quedas pálido. Tus alas de insecto se caen como polvo translucido. Todo mundo te dice que estas enfermo. Has perdido peso y en la lista de pendientes los niveles de toxinas cantan con vocecillas chillonas que te tienen atrapado. Son de hermosos colores seductores y sus ojos relumbran en la oscuridad, te invitan a cervezas y platos rebosantes de alimento, delicioso alimento. Es victoria. Tus cabellos cuando despiertas están totalmente revueltos. La cita con la doctora. Pero ya nadie pone en tela de juicio que vas cayendo. Empujón. Paso en falso. Descuido. Te comieron la lengua los ratones. Falsas esperanzas. Visiones cumplidas. Voy a desnatar mis sueños. Se habla de profecías, de renacimientos. Reencuentros. Fumaremos las raíces escondidas y tendremos visiones de lujuria. Ahítos.

Voy a pedir pollo asado.

2 comentarios »

  1. carmenalanis escribió:

    ajha

    lskdlskdlksldkslkdlakldks

    29 July 2007 a las 1:13

  2. luis alejandro quintana escribió:

    me parese eas definicion muy vacana

    27 November 2007 a las 17:23

RSS feed para los comentarios de este post. TrackBack URI



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz