Nux fulguris

Dos mil años luz

Entonces estaba mirando el reloj desesperado cuando apareciste y dijiste “espera espera“ y sonreías y pasaste como demonio y me sonreí porque te sonreías y luego te espere y mas tarde te vi después de miles de años separados y ahí estabas con tu sonrisa de luz y luminosa y despejada y te abrace y todo era como al principio y estábamos juntos y tu contenta y despejada y relajada y consecuente y animosa y en realidad impaciente y yo desesperado abrazándote y dándote besos y oliéndote y respirándote y ahí nada más abrazado a tus nalgas y desorbitado y en realidad totalmente fulgurante ahí platicándote cosas nuevas mientras tu te recostabas y te lo tomabas con calma mientras para mi todo era como una fiesta infinita porque habías regresado y todo el tiempo te había echado mucho de menos y en realidad los jodidos días habían sido un absurdo agobio desde que te fuiste y dejamos de vernos y el tiempo paso como puta sombra agobiosa y despreciable y entonces resulta que aquel día me desperté animoso y desinteresado y al instante siguiente estaba en la calle y buscándote, siempre buscándote, caminando el largo de esas calles llenas de gente y vendedores ambulantes y escándalo y avisos así como premoniciones y mensajes ocultos pero llenos de significado y pensé “tengo hambre? y seguw caminando y llegue al callejón ese y sabia que nada tenia sentido y que no regresarías y habían pasado miles de años y el puto mundo podía muy bien ir a tomar a por culo y yo con el y no había salvación y no tenia ningún caso el seguir ahí nada mas insistiendo como antiguo habitante de un mundo hostil que nunca encuentra comida y siempre huye de los demonios ambiciosos que persiguen su alma y le devoran la esencia y entonces apareciste con tu figura toda llena de energía y caminabas segura de ti misma y nada más verme para sonreír toda transportada y las demás mujeres podían comenzar los suplicios y averiguaciones porque ya estaba escrito que correríamos el uno al otro a abrazarnos y entonces tu abrirías la boca toda en un gesto de sorpresa y de risas y yo nada más estaría ahí mirándote y sonriendo y en realidad vuelto demonio imparable y te abrazaría y entonces todo comenzaría.

(Y estabas ahí sentada hablando al teléfono celular ese y me dijiste “silencio capullo? y me quede ahy mirando y te hablaban y decías de las cosas importantes que tenias que hacer nada más llegaras a casa y manoteabas y discutías y todo era (para ti) una cuestión demasiado importante que ni el mas mínimo ruido -mírame ahí: inmovilizado y obediente- era admisible).

(Entonces acabaste de hablar y pude por fin acercarme con risas y promesas de amor infinito y me abrazaste y comprendí que las cosas no podían ir tan mal cuando estabas conmigo y los días podían pasar uno tras otro como enfadosos ejércitos del fin del mundo pero finalmente no podían evitar eso que entre tu y yo sucedía. La pura puta esencia, quiero decir, la comunicación genuina y tal que nos permitía coincidir en situaciones realmente agobiantes cuando yo creía estar en la ultima posición.)

Aun no hay comentarios :( »

Aun no hay comentarios :(

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz