Nux fulguris

Categoría Visiones

Turn Off

Yo puedo hacer lo que quiera. Pensé fugazmente. Me di cuenta que estaba exagerando. O que estaba dejando pasar por alto algo muy importante. Nadie puede hacer lo que quiera, pedazo de tarado: fue lo siguiente que se me ocurrió. Mis pensamientos son un hilo ininterrumpido. Dicen una cosa y se contradicen a si mismos. A veces estoy harto de ellos. No me sirven para sobrevivir. En este mundo el gato mas indefenso sobrevive. En otro tiempo los arrojaban al abismo. Hoy existen instituciones de asistencia social. Puentes. Calles abandonadas. Aunque me beba mil frascos y me quede en coma debajo de un camión: algún alma caritativa me echará una cobija encima. Luego despertaré y seguiré en mi aquellarre irresponsable y obsceno. Ofenderé pisotearé escupiré maldeciré. Que levante la mano quien haya adivinado mis intenciones. Recordad que soy un mustio. No hay nada nuevo bajo el sol. No puedo hacer lo que quiera porque el limite hasta donde puedo llegar lo protege una señora de voz amable y pelo recogido que tiene ojos grandes y la cena caliente en la estufa. Tiene una cuchara con la que me da en la cabeza si intento atravesar la puerta. Solo me queda jugar, escapar por la ventana, beber la noche entera, citarme con mis amigos, perpetrar fiestas, celebraciones interminables. Al final terminaré dormido bajo el mismo camión ¿en que momento decido que es suficiente, que estoy cansado, que le pueden dar por el culo al puto mundo horrible y aburrido, que no sigo, basta, he terminado, ahíto, confuso, enfermo, inmóvil, asqueado, sin aliento, moribundo?

Da whole damn thing

Si. Un día todo esto acabara y no podré explicarlo. Solo tendré los sueños. Las visiones. Los recuerdos. Las palabras. Los sabores. El sentimiento de estar despierto y no poder alcanzarlos. Una media tarde después del trabajo duro cuando me siento a la mesa y las putas en la calle pasean odiosas y se que nada tiene sentido y bebo y el día pasa como una mala película, una pelicula antigua llena de peleas y explosiones sobre una pantalla sucia donde la gente se atraviesa en la hilera de asientos enfrente de ti estorbando la visión incoherente y sinsentido.

Torres en el cielo

Soñaba que volaba a lejanos lugares. Dias soleados. Conversaciones excéntricas. Mis zapatos brillantes y tu y yo riendo en las bancas del paseo primaveral bajo aquellos benditos arboles de ensueño. Tu lamentando el dolor de tus pies cansados y las largas caminatas. Yo grabando tus risas en mi mente y apurandote a seguir ¡Los días tan cortos! ¡La vida! ¡El deseo de seguir adelante! Comíamos en las esquinas, a la orilla del mar, entre la gente apurada, en las calles llenas de gritos, los vendedores de basurillas gritando palabras desconocidas. Había plazas y multitudes. Iglesias monumentales. Antiguos cementerios. Cantinas. Putas en las calles. Museos deslumbrantes. Hacíamos el amor. A mediodía. A medianoche. En los cuartos de hotel. En las iglesias antiguas. Detrás de los edificios. Arriba de los autobuses. En el subterráneo. Con las luces prendidas. Y la televisión nos mostraba brindando con copas rebosantes, bebidas cristalinas conmigo arrodillado en lo alto de la torre jurando amor eterno. El día infinito sobre nosotros.

Y la luz, la luz del mundo rodeandolo todo.



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz