Nux fulguris

Categoría Textos

Torres en el cielo

Soñaba que volaba a lejanos lugares. Dias soleados. Conversaciones excéntricas. Mis zapatos brillantes y tu y yo riendo en las bancas del paseo primaveral bajo aquellos benditos arboles de ensueño. Tu lamentando el dolor de tus pies cansados y las largas caminatas. Yo grabando tus risas en mi mente y apurandote a seguir ¡Los días tan cortos! ¡La vida! ¡El deseo de seguir adelante! Comíamos en las esquinas, a la orilla del mar, entre la gente apurada, en las calles llenas de gritos, los vendedores de basurillas gritando palabras desconocidas. Había plazas y multitudes. Iglesias monumentales. Antiguos cementerios. Cantinas. Putas en las calles. Museos deslumbrantes. Hacíamos el amor. A mediodía. A medianoche. En los cuartos de hotel. En las iglesias antiguas. Detrás de los edificios. Arriba de los autobuses. En el subterráneo. Con las luces prendidas. Y la televisión nos mostraba brindando con copas rebosantes, bebidas cristalinas conmigo arrodillado en lo alto de la torre jurando amor eterno. El día infinito sobre nosotros.

Y la luz, la luz del mundo rodeandolo todo.

Beatriz y Veronica

Hora del almuerzo, mediodia, preescolar.

No puedo voltear a verlas a la cara. Me muero de verguenza y estoy rojo y apenado: me encuentro volteando en direccion contraria. Aunque estamos sentados en la misma mesa. Me encuentro terriblemente incomodo. Quisiera estar en la casa frente al televisor mirando las aventuras de los japonesitos de ojos rasgados. O en mi cama husmeando entre las cobijas. Y no aqui en este medio dia horrible de escuela frente a las dos niñas mas bonitas del mundo entero que me miran cohibidas y sorprendidas y en realidad halagadas mirandome insistentemente y preguntandose por qué este pobre menso se muestra rojo como tomate escondiendo la mirada y pellizcandose las manos y pataleando frotando el culo en la ruidosa silla metalica. Me muero. Creo que no tengo cabellos. Estoy pelon. Olvide vestir y estoy encuerado. Se me nota inmediatamente que ese par de niñitas me gustan horriblemente: nunca en mi vida, mi corta vida, habia visto cosas semejantes. Estoy sucio, olvide ir al baño. Me orine encima. Cuando preguntaron la mas facil no supe la respuesta. Desarmado. Me siento insignificante. Impuro. Un miserable gusano ¡Quiero mi television y mi cama!

Calavera timida minimizada
Calavera

Entonces subí al tren (introducción)

En otro tiempo, cuando aun era joven y solía ir por la vida sin meditar las cosas importantes ni hacer caso de lo que recomendaba el buen juicio, me fui de la casa. Recuerdo que entonces tenia demasiadas energías y todo el tiempo lo pasaba en las calles comiéndome el mundo a mordidas lujuriosas. Entonces me fui.

Subí al primer autobús que pasó en aquella tarde confusa y simplemente desaparecí. No recuerdo que nadie me aconsejara ni me invitara a irme. Solo es que sucedió. Me fuí durante tres meses. Y durante todo ese tiempo el mundo se convirtió en un flujo confuso de situaciones desesperadas que exprimieron de manera apremiante mi atención al punto de que no tuve tiempo de reflexionar (en realidad nunca en mi vida había reflexionado en lo que hacia) acerca del lugar en donde me encontraba ni de los motivos que me habían llevado ahí.

Era un aquelarre.

Tenia amigos que invitaban y que luego desaparecían. Tenia sueños donde alcanzaba las nubes y donde escapaba con los regalos. Nadie me alcanzaba. Desmadraba las ilusiones. Las profecías se cumplían. Las sonrisas se obsequiaban. Sin recompensas. Sin exigencias. Sin complicaciones.

Un día desperté y estaba de vuelta en casa. Y nadie hizo preguntas. Y el mundo continuaba girando con esa ingenua y apacible peculiaridad cotidiana que el mundo tiene desde que es mundo y que nadie le puede negar ni discutir sin correr el riesgo de acabar atado en una cama de hospital con la cara babeante, derrotada y sin esperanza alguna.



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz