Nux fulguris

Categoría El principio de exclusión

Pauli (on the road)

En 1928, fue nombrado titular de la cátedra de física teórica en Zurich, donde sus conferencias fueron confusas y mal preparadas. Por otra parte, su lengua crítica cada vez se estaba volviendo más sarcástica y mordaz. Un año despues de haber conseguido su cátedra, la madre de Pauli se suicidó por envenenamiento y el profesor, de veintinueve años, se casó con una cantante de cabaret de poca categoría que le dejo pocas semanas después. En aquel entonces, Pauli estaba bebiendo mucho y en una ocasión le echaron de un bar por participar en una pelea.
Peat, F. David.
Sincronicidad.
Editorial Kairós, Barcelona, 1987.

El Principio de Exclusión de Pauli (visiones)

Tiene que venir algo más. Creo saber lo que viene. Lo sé perfectamente. Pero no se lo cuento a los demás. Podrían pensar que estoy loco. De modo que en su lugar, estoy elaborando la teoría de las cinco dimensiones de la relatividad, aunque realmente no creo en ella. Pero sé lo que viene. Tal vez se lo contaré en otro momento.
Wolfgang Pauli

El principio de exclusión de Pauli (una danza abstracta)

Es otra explicación al principio de exclusión. A esas partículas inalcanzables que se niegan a colapsarse sobre si mismas para formar puntos singulares. Todo se vuelve luminoso, lúdico, de fiestas y bailes y música a todo volumen todo el día y toda la noche y todos los días de la semanas y los meses y los años: fua!

Pauli sostenía que, en el nivel cuántico, toda naturaleza entabla una danza abstracta. Por otra parte, todas las partículas y cuantos elementales de energía se pueden dividir en dos grupos según el tipo de danza que ejecutan. Los electrones, protones, neutrones y neutrinos, junto con otras partículas, forman un grupo (y entablan una danza asimétrica), mientras el otro grupo incluye mesones y fotones de luz (y forma una danza simétrica). Resulta que, en el primer caso, la naturaleza de este movimiento o danza abstracta tiene el efecto de mantener las partículas con las misma energía siempre apartadas las unas de las otras. Sin embargo, esta exclusión de partículas de su espacio de energía no es el resultado de ninguna fuerza que actúe entre ellas ni es un acto de causalidad en el sentido normal, sino que se origina en la antigeometría del movimiento abstracto de las partículas como conjunto. Por lo tanto, el patrón fundamental de la danza entera ejerce un profundo efecto sobre el comportamiento de exclusión, lo que provoca que los electrones en un átomo se amontones en una serie de niveles de energía y hace que un átomo sea químicamente distinguible de otro. Es el principio de Pauli lo que provoca la riqueza química de la naturaleza y, sin ella, el universo entero parecería mas o menos monótono. Es la danza simétrica del principio de Pauli lo que funciona detrás de la intensa luz coherente del láser, al igual que los superfluidos y la superconducción. La danza antigeométrica del principio de Pauli libra una batalla constante contra la fuerza de gravedad y las distintas etapas de esta batalla dan como resultado el derrumbamiento de una estrella durante las fases de la enana blanca, de la estrella de neutrones y del agujero negro.

Peat, F. David.
Sincronicidad.
Editorial Kairós, Barcelona, 1987



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz