Nux fulguris

borrador

Es el borrador de una posible historia que comence nada más pensar en lo grotescas que suelen ser las cosas cuando nadie se pone de acuerdo, cuando dejamos todo al “ya será”, cuando sabemos que todo es frágil e imposible y nos empeñamos en fingir lo opuesto, cuando tenemos miedo, cuando somos los monos bilingues y atrabiliarios pensando en nosotros mismos de manera obsesiva y delirante (el puto YO), cuando olvidamos las cosa dichas y las aprendidas, cuando dudamos, cuando nos enfadamos, cuando nada nos interesa, cuando dejamos pasar la oportunidad sabiendo que nunca más volvera a suceder. Cuando permitimos que todo se vaya a la mierda sin hacer nada por evitarlo.

Linda y Toni

– ¡Que las cosas pueden arruinarse? No se de qué hablas, qué mierda has estado tomando o qué mierda quieres de mi. Las cosas están de puta madre, de hecho, no pueden estar mejor.

– ¡Es una mierda Toni!

– Tu eres la mierda ¿por qué insistes en cambiar las cosas? Las cosas no van a cambiar. Lo sabes y lo sabias antes de que todo esto empezara. Yo voy a seguir poniéndome hasta la madre y no voy a dejar de hacerlo mientras tenga billetes mientras haya drogas y mientras conserve un pedazo de vena donde pueda meter la aguja. Y no voy a dejar de hacerlo solo porque has visto a tus padres y consiguieron por fin convencerte de que no quieren hacerte daño ¡Farsa continua! Mejor echa a correr Linda, echa a correr desesperadamente.

Después de escuchar lo que Toni había dicho, Linda se sintió mareada. Le dio frío.

– ¡Mierda! ¡mierda! ¡mierda! -dijo- me siento mal Toni -pero Toni no le escuchaba, había echado la cabeza hacia atrás con los ojos entrecerrados, del brazo izquierdo le colgaba una jeringuilla vacía.

Ella trató de calmarse, era, evidentemente, la reacción de su cuerpo limpio rechazando la mierda recién inyectada.

Después de unos instantes pudo pensar: una sensación de su puta madre, caer violentamente hacia un puto infierno frío y desolado que le rasguñaba la piel en mil lugares. Pensó también en lo que Toni dijo al ultimo: lo único cuerdo que había dicho el cabrón en toda la tarde. Le dieron ganas de salir de ahí, estar en cualquier otro lado, en otro lado pero no allí.

– Las cosas no pueden arruinarse -murmuro Toni- no porque lo digan tus padres ni porque lo repitas tu. No pueden arruinarse porque estamos juntos porque no me vas a dejar solo y porque ahora estamos perfectamente colocados. Que ruede el mundo Linda porque yo estoy de puta madre.

Linda no pudo entender las cosas que Toni había dicho, estaba experimentando una sensación que iba de la paranoia pura a un aletargamiento de muerte. Ya estaba pasando. Ahora si, por fin, parecía funcionar.

– Tienes razón -dijo- tienes razón Toni. Las cosas no pueden arruinarse porque ya se han ido al puto carajo.

Aun no hay comentarios :( »

Aun no hay comentarios :(

RSS feed para los comentarios de este post.



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz