Nux fulguris

Atravesar

Me acerqué a la iglesia de la plaza de Santo Domingo esperando a que estuviera abierta. Caminaba desde la calle de Peru con un cinturon negro en la mano y dos mil pesos en la bolsa. Habia pasado al cajero automático y regresaba hacia el zocalo a traves del sol de mediodia y la gente en esas calles antiguas de Mexico D.F. la capital. Afortunadamente la iglesia estaba abierta. Gente salia. Siempre es igual, de alguna manera me las arreglo para acercarme cuando la misa ha terminado y el recinto comiena a quedarse solo, me siento en la antepenultima banca, la mas cercana a la salida, y espero. Pasos, voces. Entonces las luces comienzan a apagarse. Es cuando comienzo la respiración de poder, esa que aprendí en los libros de Carlos Castaneda, la manera como respiran los gatos, inflando la panza al inhalar aire, desinflandola al exhalar, tarde o temprano comienzo a marearme y a sentir frio. Esta vez no. Afuera de la iglesia, vi, al entrar, una carpa donde merolicos, payasos, gente con vestidos ridiculos, preparaba una función, ahora suenan los altavoces dentro de la iglesia, imagino voces de “esa realidad” que acabo de dejar afuera, que no me deja avanzar, atravesar, que me sigue insistente, aullidos de perros, niños gritando, gente empujandose, la musica a todo volumen, comprar, arrebatar, si me esfuerzo puedo conseguirlo, en lo alto, la imagen del crucificado aparece anhelante, detras de el un horizonte plateado, sombras, la gigantesca estructura del edificio me marea, gente en los pasilos mirando las estatuas enmohecidas, más voces, respiro tratando de olvidarme un poco de los pensamientos, quiero dejar de pensar, si me concentro en la luz que entra por la puerta principal, que atraviesa las sombras el altar, del techo abovedado, que hace vacilar la figura principal rodeada de arcangeles, que me produce escalofrios y entonces aparece en mi cabeza una idea, la mas lejana estupidez, que me hace sacudirme y levantarme y salir corriendo, si, a ponerme las pilas y dejar las masturbaciones mentales y los titubeos y tuve una visión y me largo feliz a confundirme con la muchedumbre y los merolicos y la gente ridicula en sus vestidos salvajes.

Un comentario »

  1. Sirena escribió:

    !Qué bonito! (me gusta esa sensación de conocer los lugares de los que hablás… antes era más extraño)…. me gusta el pescado de la cafetería de la izquierda…

    11 July 2008 a las 17:27

RSS feed para los comentarios de este post. TrackBack URI



Haz un comentario



XHTML Strict!
CSS Válido
Usa Firefox
Powered By WordPress

Feed RSS Sindicar Nux fulguris
Nux fulguris forma parte
de la comunidad de blogs fulguris
www.fulguris.net

Creative Commons License
Nux fulguris está bajo una licencia de Creative Commons
Nux fulguris (cc) 2002-2017 NuEz